OFM. Temporada Lírica del Teatro Cervantes

Cargando mapa....

Fecha/Hora
Date(s) - 27/02/2016
20:00

Ubicación
Teatro Cervantes

Categorías No Categorías



TANNHÄUSER
Tannhäuser y el torneo poético del Wartburg
Música y libreto de Richard Wagner

(Versión sinfónico coral)

ORQUESTA FILARMÓNICA DE MÁLAGA
CORO DE ÓPERA DE MÁLAGA

Director del coro Salvador Vázquez
Dirección musical Pedro Halffter

Para escribir el libreto de Tannhäuser Wagner se basó en una leyenda medieval. El compositor, aunque luterano, refleja en su obra un ambiente católico al que trata con sumo respeto e incluso admiración. La penitencia y la expiación del pecado así como la redención a través del amor son temas en los que vuelve a incidir en esta obra. Su doble estreno, en sus versiones de Dresde en 1845 y de París en 1861, fue marcado en ambos casos por escándalos y fracasos que poco tienen que ver con la música.

La obertura, la bacanal, las canciones de Tannhäuser, la llegada de los invitados al castillo de Wartburg, la canción de Wolfram a la estrella vespertina… están entre los momentos cumbres de este título que demanda unas extraordinarias exigencias vocales, corales e instrumentales.

Tannhäuser (minnesänger o trovador germano medieval) se encuentra en los brazos de Venus, diosa del Amor. Sin embargo, cansado de disfrutar de los placeres que ésta le ofrece, decide volver a su vida habitual. En el castillo de Wartburg se celebra un certamen de poesía cuyo premio es casarse con Elisabeth, su amada. Tannhäuser compite con un poema con reiteradas referencias al amor carnal, lo que levanta la ira de los nobles y de los otros trovadores participantes. Elisabeth intercede por él y al final todos acuerdan que se una a un grupo de peregrinos que parte hacia Roma para obtener la absolución del Papa. Regresan los peregrinos pero Tannhäuser no está entre ellos. El trovador llega más tarde sin el perdón papal pero Elisabeth ya ha muerto. Decide entonces volver con Venus pero su amada, desde el cielo, lo redime. Wolfram lo lleva ante el féretro, Tannhäuser cae ante él y muere. Los peregrinos traen el báculo papal que, milagrosamente, ha florecido.