Breve reseña histórica del Proyecto del Auditorio

El deseo de dotar a la ciudad de un auditorio data del año 1991, con una propuesta del alcalde Pedro Aparicio, sobre la que el arquitecto Salvador Moreno Peralta redacta un anteproyecto sobre la parcela situada frente a la Comisario Central de Policía. Esta iniciativa decae con la crisis económica de 1993 y con el cambio de gobierno en el Ayto. de Málaga.

El Auditorio de Música es un deseo de la ciudad de Málaga con muchos años de historia, que toma materialidad el 14 de febrero de 2005, con el acuerdo que toman el Ministerio de Cultura, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga para la creación de un consorcio que llevara a cabo la construcción y posterior gestión y mantenimiento del futuro Auditorio de la Música de Málaga.

El 5 de abril de 2005, el Ayuntamiento de Málaga y la Autoridad Portuaria de Málaga establecen un acuerdo mediante el cual la Autoridad Portuaria cede una parcela para la ubicación del Auditorio de la Música de Málaga. Una parcela dentro del recinto portuario, en la explanada de San Andrés, con una superficie de 37.000 metros cuadrados.

En enero de 2007, el Ministerio de Fomento se ofrece a participar como miembro del Consorcio constituido para la construcción y gestión del futuro Auditorio de la Música de Málaga, aportando la cesión del suelo, en el recinto portuario, para la construcción del Auditorio.

26 de enero de 2007, firman un protocolo para la constitución del Consorcio, en el auditorio del Museo Picasso Málaga, la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, el presidente del Ejecutivo andaluz, Manuel Chaves, y el alcalde Francisco de la Torre.

En cuanto al aspecto de la financiación de la construcción del Auditorio, el Ministerio de Fomento liberará el suelo de la explanada de San Andrés (valorado en 16 millones de euros), el Ministerio de Cultura se hace cargo de 20 millones de euros, mientras que la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga invertirán 18 millones cada uno. Por tanto, el proyecto del Auditorio de la Música de Málaga nace con un presupuesto estimado en 72 millones de euros.

El 3 de abril de 2007, se constituye el Consorcio, formado por el Ministerio de Fomento, el Ministerio de Cultura, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga. La ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, fue designada, por unanimidad y durante el primer año, presidenta del Consorcio del Auditorio de la Música, de Málaga.

El 8 de junio de 2007, la Comi­sión Ejecutiva del Consorcio cerró la propues­ta de Pliego de Condiciones del Concurso para la construcción del Auditorio, propuesta que ratificaría el Consejo Rector del Consorcio, el 22 de junio de 2007. En las Bases del Concurso de Ideas para la Construcción del Auditorio, en el Punto 2. “Objeto y emplazamiento” se establece lo siguiente:

El objeto del presente concurso es la selección de la propuesta que aporte la mejor calidad arquitectónica, urbana y técnica para la construcción del Auditorio de Música de Málaga, que se ubicará en la parcela de 31.354 m2., junto al mar y en zona denominada “Explanada de San Andrés”.
El Auditorio se destinará tanto a actividades líricas como musicales, disponiendo de una sala principal para 1.800 espectadores y una sala de cámara para 400. El edificio será también la sede definitiva de la Orquesta Filarmónica de Málaga, contando con los espacios necesarios para el desarrollo de su importante actividad.

El presupuesto máximo acordado por el Consorcio para esta actuación será de 55 millones de euros, que incluye tanto los impuestos, gastos generales y beneficios industriales de la construcción como de su equipamiento escénico-técnico completo y mobiliario. Del citado presupuesto se reservará un mínimo del 20% para la dotación de equipamiento general del Auditorio.

El día 8 de octubre de 2007, el Jurado, creado para tal fin, estudió las propuestas de los 54 participantes admitidos al concurso de ideas. El Jurado seleccionó 24 de los proyectos, quedando finalmente en 8 los trabajos que pasarían a la selección.  
Los proyectos seleccionados fueron de los siguientes arquitectos:
– Cruz y Ortiz Arquitectos, S.L.: Equipo de Sevilla. Autores del proyecto del Pabellón de España de la Expo 2000 de Hannover.
– Hennig Larsen Architecs: Arquitectos de Copenhague. Colabora en su equipo el arquitecto malagueño Joaquín López Baldan. Entre sus proyectos se encuentra el Palacio de Congresos y Conciertos de Upsala, en Suecia.
– Juan Navarro Baldeweg: Estudio de Madrid. Autor de proyectos como el Palacio de Congresos de la Junta de Castilla y León o el teatro del Canal de Isabel II.
– Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano Arquitectos, S. L.: Estudio de Madrid. Palacios de congresos de Mérida y Aragón y sede de Madinat-Alzahara de Córdoba.
– Ángeles García de Paredes e Ignacio Pedrosa: Estudio de Madrid. Colaboraron en el proyecto del Auditorio Nacional de Música de Madrid.
– José Morales de Giles Arquitectos S. L. y Architekten CIE: UTE formada por un estudio sevillano y otro holandés. Entre sus proyectos se encuentra el conservatorio de música de Amsterdam.
– Federico Soriano Peláez y Agustín Benedicto Calahorra: UTE formada por un estudio de Madrid y otro de Málaga, primer premio en el concurso Torre Laminar en Barcelona. Destaca su proyecto del Palacio Euskaulduna en Bilbao.
– Richard Rogers y José Seguí Arquitectos, S. L.: Robers es premio Pritzker de Arquitectura 2007 y Seguí premio Europa Nostra (1986) y Nacional de Urbanismo (1987). Han colaborado en el proyecto del Centro Pompidou de París y en el de la T 4 de Barajas.

Los proyectos del Auditorio debían dar respuesta al siguiente pliego de necesidades:

Sala principal
Aforo: Tendrá capacidad para 1.800 personas.
Escenario:
Embocadura: De 20 metros de ancho por 14 de alto. Para la ópera se reducirá con tramoya a 15×11 metros.
Fondo del escenario: 20 metros, con cabida para una plataforma móvil de 15×15 metros.
Hombros y chácena: De 20×20 metros, con cabida para plataformas móviles de 15×15 metros.
Foso de orquesta: Para 80 músicos, con un ancho de embocadura de al menos 18 metros.
Concha acústica: Con capacidad para 120 músicos y 120 cantantes de coro. Dimensiones recomendadas: embocadura de 20 metros de ancho por 14 de alto y 18 metros de fondo.

Sala de cámara
Butacas: Aforo para 400 espectadores.
Escenario: Con una superficie de 200 metros cuadrados.
Cabinas: 65 metros cuadrados para la proyección y grabación.

Biblioteca
Espacio: Ocupará una superficie mínima de 310 metros cuadrados.
Archivo y depósito: Con unos 120 metros cuadrados.
Sala de consulta: 150 metros cuadrados para este espacio.
Cabina de audición: Este apartado contará con 20 metros cuadrados.

Orquesta Filarmónica
Sede: La OFM cuenta con un espacio reservado que supera los 2.500 metros cuadrados.
Sala de ensayo: 450 metros cuadrados.
Cabinas: Para secciones, octetos y cuartetos, así como salas individuales de estudio, para piano de orquesta y concierto, entre otras.

Sala didáctica
Este departamento sumará 200 metros cuadrados.
Aula: La clase dispondrá de unos 120 metros cuadrados.

El 21 de enero e 2008, la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, presidenta del Consorcio, hizo público el equipo ganador del Concurso formado por los arquitectos Federico Soriano Peláez y Agustín Benedicto Calahorra. La propuesta ganadora proponía un edificio de 15.983 m2., bajo el lema AGP 20:12. El equipo ganador tendría un plazo de seis meses para elaborar el Proyecto Básico, con un presupuesto de 55 millones de euros, que serían financiados en un 50% por la Administración Central (ministerios de Fomento y de Cultura), un 25 % de la Junta de Andalucía y otro 25% a cargo del Ayuntamiento de Málaga

El 30 de junio de 2009, se conoce que el Consorcio rechaza el Proyecto Básico presentado, por  dos cuestiones básicas: la primera es técnica y se refiere a las características acústicas del diseño presentado por los arquitectos; la segunda es de índole económica, ya que el proyecto entregado al Consorcio excede el presupuesto máximo de 55 millones de euros con el que se adjudicó.

El 11 de diciembre de 2009, el Consejo Rector del Consorcio para la Construcción del Auditorio de Música de Málaga aprueba, por unanimidad, el Proyecto Básico de este equipamiento, un documento que presenta un presupuesto estimado de 81 millones de euros para el Auditorio y de 15 millones para el aparcamiento.

El 31 de diciembre de 2011, los arquitectos adjudicatarios del proyecto para la construcción del Auditorio, entregan el Proyecto de Ejecución al Consorcio, que abre un plazo de tres meses para su revisión y corrección de errores.

En junio de 2012, tras revisiones y correcciones oportunas, los arquitectos adjudicatarios para la construcción del Auditorio, entregan el Proyecto final.

El Proyecto del Auditorio entra en un periodo de negociación entre las Administraciones Públicas, miembros del Consorcio, para el encaje de la forma de la financiación del mismo.

El 12 de septiembre de 2012, se conoce que cinco grandes constructoras Sacyr, OHL, Ferrovial, FCC y Acciona se interesan por construir y gestionar el Auditorio. Se baraja un sistema de concesión que permite pagar la obra, presupuestada ahora en 100 millones de euros, en un plazo de 20 a 25 años. Lo que abriría la puerta a una colaboración público-privada que es la única posibilidad de desatascar un proyecto terminado, revisado y sólo a falta de una decisión sobre su financiación y ejecución.

El Consejo de Ministros en su reunión de 26 de octubre de 2012 aprueba el Acuerdo por el que se crea la CORA y se le encomienda realizar un estudio integral de las Administraciones Públicas para identificar las áreas de mejora y las medidas a adoptar para hacerlas más ágiles, eficientes y cercanas a los ciudadanos.

La creación de la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA) se enmarca dentro del proceso reformista iniciado por el Gobierno, a principios de 2012, dirigido a superar la peor crisis económica en las últimas décadas, corregir los desequilibrios que frenaban el crecimiento de España y crear las bases idóneas sobre las que iniciar un nuevo ciclo de prosperidad económica y empleo para los españoles.

El 21 de junio de 2013 se creó, por Real Decreto 479/2013, la Oficina para la ejecución de la reforma de la Administración (OPERA), con rango de Subsecretaría, con el objetivo de velar por la ejecución de las medidas incluidas en el informe Ejecutivo de la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas, asumir su seguimiento, impulso, coordinación y, en su caso, proponer nuevas medidas.

21 de junio de 2013, el Consejo de Ministros aprueba el Informe CORA, sobre la Reforma de las Administraciones Públicas. Entre las medidas contenidas en el Informe se incluye la disolución del Consorcio del Auditorio de la Música de Málaga. El Informe Dentro de la Sección VII. SUBCOMISIÓN DE ADMINISTRACIÓN INSTITUCIONAL. en el punto 7. REESTRUCTURACIÓN DEL SECTOR PÚBLICO ADMINISTRATIVO, EMPRESARIAL Y FUNDACIONAL DEL ESTADO, formula la propuesta de suprimir el Consorcio para la Construcción del Auditorio de Málaga.

El 24 de junio de 2013, el Consorcio aprueba el Proyecto de Ejecución y estudia el futuro del mismo, decidiendo finalmente su disolución  y con él la liquidación de la construcción del Auditorio de la Música de Málaga.

El 12 de mayo de 2014, el Gobierno central, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de la capital liquidan el Consorcio que debía dirigir la construcción del recinto.

El 9 de abril de 2015, el Consejo Rector del Consorcio para la construcción del Auditorio se reunió en la sede de la Secretaría de Estado de Cultura en Madrid, acordando aprobar el Proyecto de Ejecución del Auditorio, supervisado y aprobado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes; ceder gratuitamente al Ayuntamiento de Málaga el proyecto básico y de ejecución del Auditorio; y concluir sus trabajos con la liquidación definitiva el Consorcio, tras su disolución acordada el 12 de mayo de 2014, en ejecución del Plan de Reforma de las Administraciones Públicas (CORA) del Gobierno de la Nación.

17 febrero 2016, el Ayuntamiento pide a la Autoridad Portuaria la cesión de los terrenos reservados para el Auditorio.

20 de noviembre de 2017, Francisco de la Torre recupera la idea del Auditorio, y la Fundación CIEDES convoca una sesión de trabajo, con el título “Sobre el Auditorio de Málaga” y el objeto de “volver a traer al debate ciudadano la importancia estratégica de este equipamiento cultural alineado con la estrategia y política de ciudad”. La sesión de trabajo se celebra en el Museo Carmen Thyssen Málaga, con un destacado panel de expertos. 

Tras esta última tentativa de retomar el proyecto del Auditorio de la Música por parte del Ayuntamiento de Málaga, no se ha avanzado nada formal y todo está como antes de aquel fatídico día de 24 de junio de 2013.